Publicado en En Libros

Encontrando libros maravillosos en 2014: Tempus Fugit

tempusfugitComenzó el 2014 y, aprovechando los primeros días del año antes de volver a la rutina, me dediqué a leer todo lo que llegó a mis manos. Algunos fueron una sorpresa agradable (Como Junk Miles y Slow Twitch de Liz Reinhardt, libros 2 y 3 de la saga Brenna Blixen); otros que esperaba con ansias (como Rome de Jay Crownover) me decepcionaron un poco y otros (Requiem, último de la Saga Delirium) los abandoné hasta estar de mejor ánimo; pero ninguno, ni uno solo, me hizo decir “guaooo”. Creí haber llegado al punto en que nada me sorprendería nunca más. Me puse triste. Me desesperé. Me convencí de que había algo malo en mí, alguna especie de apatía literaria. Hasta que llegó Tempus Fugit de Javier Ruescas.

El mundo tal y como lo conocemos ya no existe. Una temible Plaga ha dejado en coma a numerosos adolescentes y la empresa Tempus Fugit se alza como la gran salvadora gracias a sus cabinas de teleporte. En esta situación la vida de tres jóvenes, se cruzarán sin motivo aparente pero con un destino común.
Un muchacho de otra época que solo desea regresar a su mundo, una joven sin pasado y un ladrón de futuros intentarán comprender quiénes son y cuál es su misión antes de que el amor los arrastre y el tiempo se agote.

A pesar de que leo bastante, más que nada Literatura Juvenil (y eso que yo escribo Romance, vaya usted a saber), no tenía idea de quién era Javier Ruescas. Lo sé, Lo sé, pueden todos matarme ahora. En mi defensa debo decir que los libros de Ruescas, en su mayoría, no están en formato Kindle y al vivir en un país donde llegan pocos libros y siempre un millón de años después, ese lector electrónico es mi puente literario a un mundo que no es familiar al entorno donde respiro y existo.

Pues bien, llegó una amiguita a la que siempre le estoy prestando libros y me trajo Tempus Fugit. Leí la sinopsis, investigué un poco (supe entonces que Ruescas es importante. ¡Mátenme otra vez por desinformada!) y llegué a la conclusión de que era muy probable que el libro me gustara. Después de todo la Ciencia Ficción fue mi primer amor. Asimov, Bradbury y compañía fueron lo primero que tuve a la mano cuando la estiré para alcanzar un libro y debo confesar, con un poco de verguenza, que mi primer amor de ficción fue un robot llamado R. Daneel Oliwa. Ese amor por la Ciencia Ficción terminó derivando en un cariño arraigado por las Distopías y bueno, el libro en cuestión parecía ser una mezcla de ambas. Así que a sumergirme fuí.

Tempus Fugit no solo me gustó !Me encantó!, tanto que tuve que llamar a mi papá en medio de la noche y comenzar a explicarle de qué iba la cosa porque era demasiado buena para quedármela yo solita. Esa es una cualidad de los buenos libros, te fomentan una necesidad visceral de compartirlos, de tener con quién comentarlos, de hablar de ellos y así es éste: La historia, los personajes, el ritmo, la redacción. Si he de encontrar alguna falla es que los malos son demasiado malos (mis villanos me gustan más complicados, tipo Valentine Morgenstern o The Dakling).

Hay cierta forma mental y, si se quiere, involuntaria que uso para evaluar los libros que leo. Hay algunos que simplemente me gustan; hay otros en los que quisiera meterme a vivir, hacerme amigo de sus personajes; y otros que son tan buenos que me dan envidia (Sí ¡ENVIDIA! soy encantadora pero también humana y los Pecados Capitales son inherentes a mi personalidad).

En esa última categoría he puesto Tempus Fugit. Tiene una historia aparentemente obvia, en el sentido de que ¡por Dios la idea estaba allí ante tus propios ojos! y a pesar de eso nadie la vio, lo que la convierte en única. ¿Saben por qué ocurre esto? No es la idea nada más, muchas grandes ideas con un potencial extraordinario terminan siendo un enredo o algo aburrido. Lo que las hace maravillosa es la visión del autor de imamginar algo y traducirlo en un lenguaje que parezca simple y te haga voltear página tras página como un poseído porque no puedes seguir adelante con tu vida hasta que sepas cómo va a terminar.

Debo aclarar que no es un libro para todos los gustos (¿Y qué libro lo es? Mi papá nunca pudo terminar el primero de Harry Potter porque lo aburría), tiene demasiado de Ciencia Ficción en él y sus personajes no “enamoran”. No veo a nadie formando un #TeamPablo, tal vez sí un #TeamKleid; pero para el gusto de esta modesta venezolana es perfecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s