Publicado en En Libros

Panic

Panic_HC_JKT_des4.inddPanic es la nueva novela de Lauren Oliver (sí, la misma de la Saga Delirium) que salió publicada en Estados Unidos el 4 de marzo por la editorial Harpers Collins. Como Delirium me gustó mucho, en lo que me enteré de esta nueva novela, que por cierto NO es parte de una saga, me sentí atraída con el adicional que era Contemporánea, nada de Fantasías y Distopías, como sus anteriores trabajos. Siempre es “interesante” ver salir a un autor de su redil.

¿De qué va Panic? En Carp, un pequeño pueblo muy pobre de 12 mil habitantes cerca de Nueva York, donde no hay nada que hacer ni tampoco muchas perspectivas para los jóvenes, hay un legendario juego llamado “Pánico”. Nadie sabe cómo empezó ni quién está detrás de él, sólo se sabe que cada verano los estudiantes que han terminado la secundaria ese año pueden participar. Si decides participar saltas de un acantilado el primer día de reto y te llegarán mensajes de texto a tu teléfono con los próximos desafíos. Si los pasas, avanzas hasta que llegas a la final. La cuestión es que los retos son ilegales y mortales (ruleta rusa, cruzar una autopista de alto tráfico con los ojos vendados, además de otros especialmente diseñados para tí teniendo en cuenta tus miedos). ¿Por qué participar? Además del hecho de que en Carp no hay nada que hacer, cada estudiante de toda la secundaria debe donar un dólar cada día del año escolar (obligado, si no lo haces hay repercusiones) y el “pote” final se lo queda el ganador (67 mil dólares) y bueno, la mayoría de estos jóvenes son pobres y su futuro no pasará de ser meseros o empleados de una cafetería. Pánico te da la posibilidad de dejar Carp, estudiar, poner un negocio, etc.

Las reglas de Pánico son simples. Cualquier persona puede entrar. Pero sólo una  va a ganar.

Muchas personas, solo con la sinopsis, intentaron compararlo con Los Juegos del Hambre, pero no lo es, para nada. Es un libros sobre crecer y enfrentar tus miedos. Es más psicológico que de acción aunque los retos te desesperen.

Durante los primeros capítulos pensé que no iba a gustarme. No sentía empatía por los personajes, la narración la encontraba poco clara y lenta y, la descripción del entorno de estos chicos era desagradable. No obstante, a medida que avancé en la lectura me atrapó precisamente por esas razones que en un principio me hacían dudar. Necesitas meterte en la vida de esta gente para entender y Olivier lo logra.

Se le ocurrió que así era su vida: vasta y vacía, como una moneda cayendo en un pozo sin fondo.

En un muy buen libro. No es un libro para enamorarse, para suspirar, para apostar por un equipo u otro o para que simplemente “te guste”. Heather, Dodge, Bishop y Nat no son personajes que terminan de agradar, no son hermosos, tampoco héroes o villanos, son adolescentes confundidos, perdidos y sin perspectivas de qué hacer con sus vidas y como tal están llenos de resentimientos y  de problemas de autoestima y, por lo tanto, meten la pata.

– ¿Por qué juegas?-, le preguntó.
“Venganza”, pensó Dodge,”y porque no tengo nada más”. Pero en voz alta, dijo:
El dinero. ¿Por qué más?

La pobreza y la falta de oportunidades te pega tanto algunas veces que sólo quieres cerrar el libro -el calor, los olores, la basura, personas viviendo en sus carros y comiendo enlatados fríos, elementos que no están atenuados por aquello de que estás leyendo una Distopía, ¡se trata de la realidad! – y, aunque algunas partes son un poco predecibles, puedes ver cómo cada uno de los personajes va creciendo y madurando a lo largo de ese juego un poco enfermizo, para sacar cualidades brillantes y muy humanas.

La valentía estaba en moverse hacia adelante, sin importar nada. Algún día podría tener que saltar nuevamente y lo haría. Sabía que siempre habría luz más allá de la oscuridad, y la superficie para poder salir de las profundidades; había un sol para alcanzar y aire y espacio y libertad.

Siempre hay una forma de salir a flote y no hay necesidad de tener miedo

Finalmente tendría que decir que no es mi tipo de libro, pero me gustó mucho. Como siempre digo me gusta la fantasía, los héroes y la gente linda y no leo para ponerme triste, pero algunas veces la historia detrás de ese mundo que te niegas a reconocer es tan poderosa que te atrapa, a pesar de que, por tu sanidad mental, intentes quedarte en los linderos de la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s