Publicado en Cuatro días en Londres

Vadim = Soplar el bistec

Vadim (el modelo ruso Sergey Krapiva)
Vadim (el modelo ruso Sergey Krapiva)

Mi amigo Pedro (quien por cierto edita mis book tráilers) no había leído Cuatro días en Londres. Su esposa lo compró cuando salió en digital, pero él se niega a leer en ese formato así que esperó la edición impresa: la ordenó por Amazon, el libro se perdió en su camino hacia Panamá (que es donde él vive) y finalmente lo recibió hace pocos días. En lo que comenzó a leer me mandaba mensajes dándome sus opiniones. El primer mensaje que recibí decía: “ya sé cómo se dice soplar el bistec en ruso, se dice Vadim”. Estallé en carcajadas cuando lo leí, pues soplar el bistec es una expresión venezolana para referirse a una persona quitándole la pareja o el objeto de su interés al otra.

Erika: Pedrito, nunca lo ví de esa forma
Pedro: ¿Cómo que no? (indignado). La vio y se lanzó sin remordimientos y el otro le tiene tanto miedo que se quedó tranquilito.

Anoche mientras comía con mi papá una deliciosa ensalada César con pollo y aderezo de miel y mostaza (me encanta cocinar), le comenté sobre lo dicho por Pedro.

Erika: ¿Se ve así? ¿Vadim es un despiadado que le quitó la chica a su mejor amigo?

Papá: Sergei vomitó (mi papá no supera esa parte) y es un borracho de lo más tiernito. Nadie lo puede tomar en serio como interés romántico.

La cosa es, como siempre digo, que un libro puede significar cosas diferentes para cada persona, pues asumimos su contenido de acuerdo con nuestra experiencia y escalas de valores. Recuerdo un comentario en un foro que decía que le parecía horrible que Marianne se fuera con Sergei y al día siguiente estuviera con Vadim, siempre me pregunté que si el protagonista masculino actuara de esa manera sería juzgado igual.

love triangleVolviendo al caso de Vadim, nunca lo planteé como un “roba chicas”, simplemente porque desde mi humilde punto de vista no pasó nada romántico entre Marianne y Sergei. No obstante, comparé el comentario de Pedro con lo que pasa después en Tres días en Moscú y bueno, Sergei sí puede tenerle un poco de miedo a Vadim (no lo culpo) y aunque no ve a Vadim como alguien que le sopló el bistec, sí le molesta la situación y en algún momento piensa “yo la vi primero”.

Pero a fin de cuentas es al lector al que debe parecerle de una forma o de otra. Ni siquiera mis intenciones como autor pueden borrar eso. Si quieren pensar que Vadim es un desgraciado, adelante, siéntanse libres de hacerlo, el ruso no es un santo de todas formas.

Pedro siguió mandándome sus impresiones (en su mayoría referidas al Pontiac de Vadim) y finalmente me escribió: “Es una historia romántica que no es cursi. OK tiene un final feliz, pero yo sí estoy a favor de los finales felices”. ¿Ven por qué quiero tanto a mi amigo Pedro?

Anuncios

4 comentarios sobre “Vadim = Soplar el bistec

  1. Hola! Te escribo muy emocionada desde México tras leer las dos novelas que cuentan la historia de Vadim y Marianne.
    Mi pregunta es si has considerado hacer la tercera parte, creo que la personalidad de los personajes da para mucho que contar y elaborar.
    Ojalá pudiéramos ver aunque sea un par de capítulos (si no es que el libro entero, jajaja), desde la perspectiva de Vadim, ya que es un personaje sumamente intrigante y del que podríamos conocer desde otra perspectiva.
    Muchos saludos, y todo el éxito para este Año Nuevo!

    Me gusta

    1. Hola! Gracias por tus comentarios.
      Vadim me intriga a mi también. Es muy difícil meterse debajo de su piel. Un libro de Vadim tendría dos páginas porque todo en él es directo, simple y de pocas palabras.
      ¿Un tercer libro? No lo tengo proyectado, por ahora. Tal vez el libro de Sergei donde Vadim tiene una discreta aparición sea el medio para saber más de ellos en el futuro.

      Me gusta

  2. La verdad yo concuerdo in poco con tu amigo Pedro, al principio bien pensé que Vadim le estaba robando la chica a Sergei, pero como Marianne no se opuso y como dices entre ellos solo era cosa de una noche pues como que no le di mucha importancia. El problema fue en tres días en Moscu cuando Sergei relata que él si la quiere y Vadim ni siquiera se molesto en tomar en cuenta que fue con Sergei con quien ella se fue primero, pero pues como Marianne no lo ve así, pues lastima por Sergei.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s