Publicado en En Libros

Bye, Bye Dorian y Chaol; ahora tenemos a Rowan y a Aedion

heredera de fuegoCon la serie Trono de Cristal he mantenido una relación de altos y bajos. El primer libro estuvo “bien”, el segundo lo amé y el tercero, no sé…me tomó semanas terminarlo. Más que un tercer libro parece un primero en el sentido que presenta muchos personajes nuevos y “prepara” el terreno para lo que vendrá a continuación sin que pase mucho que cambie significativamente el curso de la historia.

(Algunos spoilers)

La narración tiene muchos cambios de punto de vista pues son distintos personajes que construyen la historia en distintos lugares, separados, desarrollando acciones que, esperamos, se unan y tengan algún significado en un libro posterior (en este no pasa mucho). Este estilo de narración es, por lo general dinámico, sin embargo en este caso me dejó con la extraña sensación de que la historia no avanzaba.

Los personajes que sí conocemos de las entregas anteriores (A excepción de Celaena) se convierten en puntos de referencia, sombras, hay que mencionarlos pero lo que sucede se debe a acciones y decisiones de otros.

El primero que me hizo levantar las cejas de forma reprobatoria fue Dorian. Ya sabíamos que el príncipe era un poco inmaduro pero en este libro creo que hasta el #TeamDorian tendrá mucho que reprocharle. A las primeras de cambio pestañea y se enamora locamente de la primera falda que consigue. Fue todo tan súbito que hasta dije en voz alta “allí va el barco Celaena-Dorian, hundiéndose”. Fue como si esa probable relación tuviese que ser sacada de la historia de forma rápida porque otras nuevas estaban formándose y todos los hombres del reino enamorados de alguna forma de la protagonista sería demasiado. Dorian pasa todo el libro pensando en su nuevo “amor” y siendo desagradable con Chaol que sólo trata de protegerlo, todo un niño malcriado. Aunque al final se “redime” con un gran acto de honor para salvar a su amigo de la infancia, su actuación en ese momento no me resultó creíble pues no estaba sustentada por el comportamiento durante las 500 páginas anteriores.

En el otro extremo tenemos a Chaol, el buenazo de Chaol…Ya sabemos que el capitán en noble, que está enamorado y se sacrifica, lo amamos por eso. No obstante, aquí es demasiado bueno, demasiado sacrificado, tanto que se vuelve gris. Sólo quería gritarle “¡para de sufrir y se un hombre!”.

En el lado opuesto de este par de niñitos, la autora nos presenta a Aedion y a Rowan. El primero un general de la corte de Terrasen, amigo de Celaena  desde que eran niños, con un juramento de sangre hecho años atrás mediante el cual juró protegerla. Es valiente, sarcástico, está acostumbrado a mandar y a ganar batallas, acaba con los soldados del Rey como si fueran muñequitos de papel. En conclusión un guerrero y toda una mente militar. Así lo ve Chaol:

The two of them together, both of them lethal, working to build an army, ignite their people… He was afraid of what they would do to his kingdom.”

El segundo, un Príncipe que controla el viento y el hielo (Ash…suspiro) de la corte de Maeve y el encargado de asistir a Celaena en su entranamiento con la magia.

“Gods, he was brilliant. Cunning and wicked and brilliant.
Even when he beat the hell out of her. Every. Damn. Day.”

Y además, el Príncipe Rowan muerde:

You don’t bite the women of other males.”

Después de conocer a Aedion y su furia y a Rowan con esa relación que forma con Celaena, platónica sí pero cargada de significado, uno solo se pregunta ¿Dorian? ¿Chaol?  ¿Esos quiénes son?

En cuanto a Celaena puedo decir que es en este libro que me ha gustado más. Rota, desesprada, oscura y poderosa. Una reina por derecho propio con ganas de recuperar lo que le pertenece.

No sé por qué, en lo personal, el libro no ha terminado de atraparme. Si fuera por mí solo hubiese leído las escenas de Rowan y Celaena. La narración es lenta y pesada, algo predecible y realmente no sucede nada. Sólo entrenamiento, más entrenamiento y muchos recuerdos del pasado. Me encantan los personajes nuevos, pero eclipsan completamente a los viejos.

¿Leeré la próxima entrega de la serie? ¡Pues claro! Necesito saber qué va a pasar con Aedion, cóm va a ser su reencuentro con Celaena y quiero ver a Rowan luchando sin magia en Adarlan.

Save

Anuncios

2 comentarios sobre “Bye, Bye Dorian y Chaol; ahora tenemos a Rowan y a Aedion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s