Publicado en En Cine y TV

Películas de culto de Ciencia Ficción de los 80´

terminator No soy una nerd, no puedo serlo. No sé nada de Física, las Matemáticas se me dan malísimo y las computadoras son máquinas de escribir modernas conectadas a una cosa llamada Internet que no tengo idea cómo funciona (tal vez los Umpa Lumpa la mantienen andando). No obstante, mi papá es un lector de ciencia ficción por lo que cuando esta criaturita comenzó a interesarse por los libros a muy tierna edad lo que tenía a la mano era Asimov y Bradbury por toneladas.

Así las cosas comencé mi vida como devoradora de libros con textos de ciencia ficción. Robots, viajes al espacio, marcianos, etc. conformaban mi mundo de fantasía, sabía que existía algo que se llamaban “los Premios Hugo” y todavía en la actualidad puedo recitar sin resquemor alguno las Tres Leyes de la Robótica, incluída la polémica Ley Cero. Esos gustos han permanecido  y, aparentemente, según aprendí, hay un término para alguien como yo: Geek que no es otra cosa que esas personas raritas (para las cuales un Jedi es lo mejor, que saben qué es un Romulano, que ven una cabina telefónica inglesa y piensan en Dr Who, que saben que hay varias versiones de Viaje a las Estrellas, etc.), pero que no tienen idea de en qué consiste la división celular.

Para los amantes de la ciencia ficción y, al mismo tiempo, de las películas de acción (yo, yo, yo) la década de los 80´fue mágica, con una serie de películas que son consideradas, incluso hoy en día, “de culto” para los amantes del cine. Aquí algunas de esas que puedo ver millones de veces:

1) Terminator (1984) de James Cameron: Un cyborg que viaja al pasado para destruir a la mujer que dará vida al futuro héroe de la resistencia. Un debate sobre las máquinas tomando el control y destruyendo a los seres humanos que las crearon es  típico de la CF. Si al eterno debate moral  agregamos al musculoso Arnold Schwarzenegger con su rostro inexpresivo y su acento extraño, persecuciones, coches de explotan y una historia de amor con el guapísimo Michael Biehn como protagonista no es de extrañar que este film siga siendo hoy tan popular como hace 20 años con todo y su propia frase para la historia …”volveré”.

2) Alien (1979) y Aliens (1986) de Ridley Scott. Un viaje espacial, una criatura horrenda y una mujer que siempre salva el día. Alien asusta, Alien te mantiene en suspenso; es una película de terror, es una película de acción, es una película de ciencia ficción y su protagonista es una mujer…¿qué más se puede pedir? Claro, Michael Biehn también está (en la segunda) y los diseños de la criatura son de Giger. Por cierto, también tiene su frase representativa: “En el espacio no se escuchan los gritos”.

3) Total Recall -El Vengador del Futuro- (1990) de Paul Verhoeven. Hasta en The Big Bang Theory la mencionan. Nuevamente Arnold. Un futuro donde tomas “vacaciones mentales”. Es decir, sales de viaje soñando y vives una fantasía. Arnold decide ir a Marte siendo un espía, pero en algún momento el sueño se vuelve real y no sabes ya si el sueño es solo un sueño o una parte de su pasado que fue borrado. De las mejores. Lamentablemente recientemente hicieron un remake desastroso con Colin Farrell en el cual no puedo pensar sin que me de un escalofrío.

4) Dune 1984 de David Lynch. “Ni una gota de agua en Arrakis”… esa frase todavía la digo en voz alta en la casa cuando no hay agua, así de emblemática es esta película para mí. Está basada en la famosa novela del mismo nombre de Frank Herbert y es, tal vez, la  más densa de esta lista. Por orden imperial, la familia Atreides deberá hacerse cargo de la explotación del desértico planeta de Arrakis, conocido también como “Dune” que es el único donde se encuentra la especia, una potente droga que, además, es necesaria para los vuelos espaciales. Anteriormente, el planeta había sido gobernado por los Harkonen quienes intentan retomar su posición. Intrigas palaciegas, criaturas alienígenas, ambientes hostiles y un héroe tipo Mesías… El siempre polémico Lynch odió la película, tuvo una gran pelea con Dino de Laurentis que lo hizo reducirla de cinco a dos horas,  pero a mi me encanta.

5) Robocop (1987) de Paul Verhoeven. El mundo está lleno de violencia y las grandes corporaciones encargadas de controlar el crimen encuentran su más efectiva arma: un cyborg, un ex policía a punto de morir a quien transforman en una máquina. El eterno dilema de la humanidad y el poder de la robótica aderezado con toneladas de acción, disparos y mafiosos. El remake (2014), a pesar de las malas críticas, también me gustó, lleno de excelentes actores.

6) Juegos de Guerra (1983) de John Badham. Está ambientada en los últimos años de la Guerra fría y cuenta la historia de un joven hacker que intenta infiltrarse en sistemas ajenos por simple curiosidad. Busca meterse en una compañía de juegos para descargar unos cuantos y termina en el Petágono con un simulador de guerra nuclear. En una época que el Internet no era cosa generalizada, y si se mezcla el tema de acción con el de una película juvenil, se tiene un éxito asegurado. La película recaudo 80 millones de dólares y tuvo 3 nominaciones al Oscar, incluyendo mejor guión y yo la veía con mi hermana a cada rato en aquel mítico aparato llamado VHS.

7) Blade Runner (1984) de Ridley Scott. No es de mi favoritas por su ritmo lento, pero sin duda es la más representativa de la ciencia ficción en el cine de los años 80´.  La película describe un futuro en el que humanos artificiales (replicantes) son fabricados a través de la ingeniería genética para ser empleados en trabajos peligrosos o como esclavos en las colonias exteriores de la Tierra. De más está decir que los “replicantes” son ilegales y un cuerpo especial de la policía, Blade Runners, se encarga de identificar, rastrear y matar a los replicantes fugitivos que se encuentran en la Tierra.

8) Tron (1982) de Steven Lisberger. La favorita de mi papá. Un programador absorbido digitalmente dentro de un mundo digital. Necesita encontrar a “Tron” para escapar al mundo real. En el camino tiene que participar en varios juegos de acción que incluyen las “motos de luz”, dando pie a una de las escenas más recordadas. Aunque la película no tuvo mucho éxito en un principio, significó  el preludio de un nuevo subgénero en la ciencia ficción, la realidad virtual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s