Publicado en En Libros

Se parece, pero no es…

Red_Rising_41504

En el mundo editorial norteamericano hay algo conocido como los Outlier. Son libros que no se parecen a ningún otro y, los agentes (que son los que logran que los libros sean publicados) tienen que buscar mecanismos dentro de su bolsa de trucos para que las editoriales los compren pues no pueden recurrir al usual “este libro es una mezcla de Peter Pan con Orgullo y Prejuicio”.

Eso sí, cuando logran venderlo y si el libro es bueno se convierten en fenómenos de ventas. Una muestra de ellos: Los Juegos del Hambre, Divergente, The Grisha y los Instrumentos Mortales, por citar algunos.

No hay muchos outlier por allí, son una cosa rara. Lo más normal es que mientras leemos un libro una situación, un personaje, algo en la trama nos recuerde a otro.

Personalmente eso no me molesta. Si un libro está bien escrito, si su trama es interesante y logro formar cierto nivel de empatía con sus personajes, esos momentos de Deja Vu solo me hacen sonreir, luego sigo adelante.

RedQueenLa Reina Roja (Red Queen) de Victoria Aveyard fue publicado en enero de este año e inmediatamente copó los espacios de reseñas dedicados a libros juveniles. Estaba un poco dudosa porque esos libros de fantasía que prometen ser como Juego de Tronos para adolescentes nunca han funcionado completamente para mí. Sin embargo, el libro estaba por todas partes, en cada blog, en cada revista, etc. y no pude resistir la tentación. A fin de cuentas, me gusta saber lo que está de moda.

Me gustó. Mucho. Es un libro de fantasía en el que la sociedad está dividida entre los “Rojos”, gente común y corriente, y los “Plateados” que tienen habilidades especiales. Los “Rojos” son pobres y su destino es ser soldados y morir en guerras sin sentido; los “Plateados” son la casta dominante y están divididos en casas y agrupados en una corte donde hay intrigas y puñaladas por la espalda. Los nobles están dispuestos a todo por ponerse cerca del favor del rey (¡Hola Juego de Tronos!).

Lo que hace diferente a esta novela es que a pesar de ser fantasía no está sustentada en la magia sino en la evolución genética, es una sociedad monárquica sí pero tiene mucho de tecnología. Los “Plateados” no son otra cosa que mutantes, algunos controlan las tormentas, otros pueden manipular los metales, la reina tiene control mental y el rey y sus hijos manipulan el fuego. Sí, como los Hombres X en un mundo fantástico.

Esta premisa tampoco es nueva. Marie Lu la trabajó en The Young Elite, pero mientras los mutantes de Lu son perseguidos por el rey y buena parte de la sociedad para quemarlos, por lo que se ven forzados a formar una sociedad secreta y atacar desde allí; en La Reina Roja estos mutantes son la clase dominante, la nobleza.

Mare Barrow es una “Roja” de 17 años, una ladrona sin profesión y está buscando la manera, ilegal por cierto, de evitar el reclutamiento. Por cuestiones de suerte termina consiguiendo un trabajo como sirviente en el palacio y es allí, en medio de una especie de competencia para elegir a la nueva reina que me recordó a La Selección, que descubre que, a pesar de su sangre roja, tiene poderes.

Preocupado de que una “Roja” con poderes pueda levantar una rebelión, el rey hace pasar a Mare como “Plateada” (previa amenaza de muerte para ella y su familia) y la promete al príncipe. Claro, no al príncipe heredero que, para complicar las cosas es el que a Mare le gusta, sino al pequeño. Así Mare se ve atrapada entre las intrigas del Palacio, la necesidad de esconder su identidad y la Resistencia, un grupo de rojos que quiere, como el rey temía, convertirla en una especie de símbolo, una esperanza. Mare está atrapada entre el poder de los Plateados y los rebeldes que la quieren luchando a su lado cuando ella solo quería no ir a la guerra y mantener a su mejor amigo con vida, mucho como Katniss entre el Capitolio y el Distrito 13.

A pesar de todas las similitudes mencionadas, la historia me gustó mucho. Es fácil de leer, siempre está pasando algo, hay suspenso, acción, romance. Tal vez eso de “cualquiera puede traicionarte”, frase dicha en cada capítulo, se vuelve un poco repetitiva, tanto que comienzas a buscar al traidor y no es muy difícil descubrirlo, pero sigues leyendo porque no puedes evitarlo, necesitas saber qué va a pasar a continuación.

Cuando estaba buscando material para esta reseña encontré un comentario en goodreads que señalaba que no le había gustado La Reina Roja porque se parecía mucho a otro libro llamado Amanecer Rojo. Leí la sinopsis y sí eran muy similares, así que también compré Amanecer Rojo a ver de qué iba la cosa.

redrisingAmanecer Rojo de Pierce Brown  fue publicado en enero de 2013 y nos cuenta la historia de Darrow, un “Rojo”, la clase más baja, los esclavos, en un mundo dominado por los “Dorados”, una super raza de humanos genéticamente avanzados. Darrow, con la ayuda de una organización rebelde llamada “Los Hijos de Ares” se hace pasar por Dorado y se infiltra en la escuela donde solo la élite de estos guerreros estudia.

La Reina Roja puede parecerse a muchas cosas, Amanecer Rojo también, pero más allá de que ambos protagonistas son de una clase llamada “Rojos” que está en el fondo del escalafón social y que ambos, de alguna manera, se infiltran en el mundo de los privilegiados, no se parecen en nada.

La Reina Roja es fantasía y mutantes, nobles, reyes, una chica enamorada de un príncipe; Amanecer Rojo es ciencia ficción (tiene lugar en Marte), botas espaciales, guerreros genéticamente evolucionados pero sin poderes especiales y una escuela.

La Reina Roja me gustó, Amanecer Rojo me fascinó. Tiene un comienzo algo duro, mucha ciencia ficción, mucho universo que explicar, pero si logras pasar el primer 10% del libro no podrás parar.

Darrow es un “Rojo”, un minero en el interior de Marte, un esclavo sin saberlo; pero cuando la tragedia ha tocado a su puerta a manos de los “Dorados”  demasiadas veces, los rebeldes le enseñan la realidad y se proponen infiltrarlo en el Instituto, una escuela donde solo la élite de los “Dorados” asiste para convertirse en los nuevos conquistadores.

Los dorados son más grandes, más fuertes, más resistentes por lo que Darrow tiene que pasar por una serie de operaciones para reforzar su esqueleto, aumentar su masa muscular, mejorar su visión (¿Alguien vio la película Gattaca?); apender a leer, a comportarse…Lo más fascinante de todo este proceso es que, a pesar de sus cambios físicos, Darrow, sigue siendo Darrow en su mente y demuestra que la inteligencia, la capacidad de entender su entorno y la facilidad de aplicar conocimientos, tiene poco que ver con el lugar dónde naciste.

Darrow logra entrar en el Instituto con una de las calificaciones más altas pero si bien los rebeldes lo prepararon para los exámenes es muy poca la ayuda que pueden darle para desenvolverse dentro. Nadie sabe en qué consiste la educación que los mejores de la raza dominante reciben.

El Instituto está dividido en doce casas y una vez que llegan los nuevos estudiantes son seleccionados para cada una de esas casas de acuerdo a sus habilidades (¿Harry Potter y el sombrero seleccionador? Sí, aunque de forma menos inocente y mágica). Cada una de estas casas tiene el nombre de un Dios romano: los de la Casa de Minerva deben ser inteligente, los de Mercurio un poco manipuladores y los de Ares, donde es asignado Darrow, son pura furia. Las casas deben pelear entre ella en una especie de Juego de Guerra, algo como capturar la bandera (Bienvenido Percy Jackson pero con dioses romanos).

No obstante, esta guerra no es simulada ni inofensiva, es brutal, sangrienta, muchos mueren y todo es coordinado con los Jefes de las Casas desde un palacio aéreo en las alturas llamado Olimpo. Ellos interfieren, cambian el clima, dan y esconden armas así como medicamentos y todo es grabado y transmitido a los reclutadores que están viendo a quiénes seleccionarán para los escuadrones. Cualquier parecido con los Juegos del Hambre puede ser coincidencia.

Amanecer Rojo entra en la lista de lo mejor que he leído este años. La trama no deja de moverse, en cada capítulo algo la hace cambiar, avanzar. Hay intrigas, traiciones, sorpresas, lealtades que cambian y otras improbables que se forman en el camino. Terminé de leerlo y no podía “apagar” mi mente que seguía dándole vueltas a la trama.

Tanto  La reina Roja  como Amanecer Rojo demuestran que hay libros que pueden recordarnos a otros en algunas de sus partes pero eso no les resta bondades. A pesar de las similitudes pueden encerrar en sus páginas una historia única y fascinante.

Anuncios

2 comentarios sobre “Se parece, pero no es…

  1. Wow interesantes esas lecturas, las buscaré. Pero catalogar a los Juegos del Hambre y Divergente como Outlier cuando ellos tienen igual similitudes que muchos otros publicados antes, es curioso. Sin embargo, las editoriales se manejan de manera extraña jajaja

    Me gusta

    1. Creo que siempre vamos a encontrar similitudes dependiendo de nuestros gustos y lo que hayamos leído o visto. Por ejemplo, mi papá dice que Los Juegos del Hambre le recuerda a una película de Schwarzenegger.
      Personalmente, las similitudes no me molestan, si la historia que estoy leyendo es buena y me mantiene interesada pues no creo que haya algo absolutamente original. La magia es harcelo diferente.
      Gracias por pasarte por aquí Jonaira

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s