Publicado en Un libro para Cash

“Un libro para Cash”, el PlayList

Sí, Cash tiene una fender stratocaster
Sí, Cash tiene una fender stratocaster

Cash McIntire es un guitarrista, cantante de una banda de rock y muy aficionado al Heavy Metal de los 80´y 90´, es, por cierto, el protagonista de mi novela “Un libro para Cash”.  Su Play List puede ser un poco “ruidoso” por decir lo menos, pero también hay otras canciones y música clásica (recordemos que es primo de Sorel y amigo de Andras a fin de cuenta).

En honor a un poco de “balance” y para que quienes tengan un gusto por otro tipo de música, en el siguiente PlayList no están todas las canciones mencionadas en el libro, pero sí las más representativas. Un poco de todo.

En cuanto traspasé la puerta del apartamento, cargada con bolsas de delicias chinas para el mundo occidental, fui sorprendida por un insistente olor a pelo quemado que salía del baño y una música ruidosa cantada en alemán

 

Una canción sonaba a través de los altavoces. Su letra hablaba del miedo a la oscuridad y, con los primeros acordes, las personas a nuestro alrededor parecieron entrar en una especie de frenesí zombi, agitando sus cabezas compulsivamente y levantando los puños.

Diligentemente, como si estuviera ejecutando una cirugía a corazón abierto, buscó las listas de reproducción y se topó con Walk de Pantera. Era una buena opción para comenzar. No demasiado ruidosa.

—Esa chica, lo que le preguntaste a Mason… No quiero que te presiones, ¿sabes? Intentar ser muy bueno es igual de dañino que intentar ser muy malo. Solo, no sé, camina por la línea.

—¿Estás parafraseando una canción de Johnny Cash? ¿Conmigo?

Una de las manos ensangrentadas de Cash aprisionaba con fuerza el volante mientras la otra hacía lo propio con la palanca de cambios. Seek and Destroy de Metallica sonaba a todo volumen a través del iPod y, aunque no tenía una visual apropiada, estaba segura de que la bota de Cash pisaba el acelerador hasta el fondo, pues las calles de Jersey iban quedando atrás como imágenes desfiguradas.

Father and Son de Cat Stevens sonaba en mi teléfono, lo que significaba que esa llamada tempranera que me sacaba de un sueño profundo e intranquilo era de mi tío.

Al fondo sonaba Back in Black de AC/DC y no pude dejar de pensar que era jodidamente apropiado.

La música era vagamente familiar, una versión de algo que había escuchado antes, pero en estilo trash rock.

—«Uptown girl» —cantó, dándole a su voz una cualidad mucho más oscura que la que tenía normalmente y que combinaba perfectamente con el estilo que estaba interpretando — «She´s been living in her uptown world…».

Marcus salió, dejándome solo con ese pequeño tubo que llenaba con su presencia todo el enorme camerino y mi mente comenzó a cantar Sad but true de Metallica: «Tú eres mi máscara, mi cubierta, mi refugio».

Las personas en el lugar parecían igual de atraídas que yo hacia un hombre parado en una de las sillas, tocando en un violín algo que sonaba barroco.

La Revolucionaria de Chopin— anunció Mason a mis espaldas. Era la primera vez que hablaba desde que habíamos salido de casa de Marcus—. Algunas veces da rabia que tanto talento haya sido repartido en una sola familia. Tienes que verlos tocar juntos. Sorel y Cash haciendo música al mismo tiempo es como si de repente comenzaran a brillar fuegos artificiales dentro de tu mente.

—Cántame algo, Cash, hasta que nos volvamos a ver.

Save

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s