Publicado en Un libro para Cash

Como si fuera la primera vez, como si fuera la última

cash

Y llega el día y ese día estás inquieta. Revisas el Facebook, el Twitter, el correo y el Instagram; das vueltas como león enjaulado y te comes las uñas: es el día que tu nueva novela es publicada.

Sería de esperar que después de haber pasado por esto cuatro veces desde el 2013 (tres novelas y un relato), esa intranquilidad estaría ya mitigada por la experiencia. No. Es igual que la primera vez y cada vez que ocurre no dejas de pensar que podría ser la última.

Mucha gente dice que escribe para sí mismo. Los admiro, yo no lo hago. Siempre digo que una historia solo cobra sentido en las manos de un lector, son ellos los que le dan vida. Es un mensaje y, como tal,  debe tener emisor y receptor de lo contrario queda truncado.

Si escribiera para mí misma sería más fácil. Tendría decenas de historias en el disco duro para leerlas una y otra vez y sonreír y no tendría que preocuparme por la ortografía, la sintaxis, el ritmo, las portadas, las ventas, los lectores y su maravillosa crueldad o su dura indiferencia. No existiría el día de publicación y ese sentimiento de que algo terrible va a pasar desaparecería.

Un libro para Cash es una novela para los lectores. Fueron ellos quienes la pidieron a fin de cuentas. Nunca estuvo en mis planes. Por eso la historia de Cash está condensada en las páginas de Una sonata para ti, él mismo se la contó a Andras en ese viaje en coche desde Los Hampton hasta Nueva York. Lo que me dejaba con el trabajo de buscar algo sobre él que aún estuviese en la sombras y lo encontré medio escondido en un diálogo con Sorel, tal vez porque desde siempre lo supe.

Estás CE LO SO

Como si quisiera un tirano maestro húngaro convirtiéndome en su esclavo.

Y sobre esas dos líneas construí la novela. Algunos piensan que el Epílogo de Tres días en Moscú era sobre Sergei, pero era sobre Cash.

Comencé a escribirla el 1 de enero de 2013 y era diferente a lo que a partir de hoy podrán leer. Georgia no estudiaba medicina y Cash tenía un perro (aún extraño a ese cachorrito Rottweiler llamado “música”). Después de 15 mil palabras me di cuenta de un error: No estudias para ser veterinario en NY. Tuve que buscarle otra carrera a Georgia y al cambiar eso, cambié el personaje, sus motivaciones y su personalidad. Sólo le quedó el nombre.

Tuve que borrarlo todo (solo quedaron dos párrafos de la primera vez que Cash aparece) y volver a empezar.

Mientras más escribía menos me gustaba Cash. Los hombres complicados no son lo mío (Vadim Chekov es serio, Andras Nagy es dramático e Irek Dragic tiene los pies bien puestos en la tierra, nada de traumas que afecten la personalidad, nada de dudas existenciales). Estaba metiendo los pies en algo que, para algunos, podía ser polémico. Así que, por primera vez en mi vida, busqué a alguien que me ayudara, que le diera una leída, porque es el libro más “sexual” que he escrito, no por la cantidad de sexo en él sino por las motivaciones de sus personajes. Hay mucho de sexo, drogas y rock and roll; muchos bares, mucho alcohol, mucho Metallica y Phil Anselmo.

Vadim que escucha Sinatra y te hace el amor contra una pared mientras todavía estás completamente vestida  es un bebé de pecho comparado con Cash.

Por eso la novela está dedicada a esa persona que me dijo: “la historia no es densa ni aburrida. Cash es complicado y oscuro y hay que quererlo así”.

Terminé de escribir Un libro para Cash en julio 2014 cuando estaba de vacaciones en Panamá y, aunque aún había algo que me molestaba pero no sabía qué era, se lo envié a mi editora con una nota que decía: “no te escandalices, bueno, no mucho, escandalizarse un poquito está bien”.

Fue mi maravillosa editora quien encontró lo que faltaba: En mi esfuerzo por hacer que me gustara Cash había olvidado a Georgia, él era un personajes trabajado, con contexto; ella no tanto. Así que a revisar otra vez.

Lamentablemente agosto y septiembre fueron meses complicados para mi a nivel familiar y no pude tocar nuevamente el manuscrito hasta octubre. Agregué capítulos y cuando agregas capítulos  todo lo demás cambia  en una especie de efecto mariposa. Tanto que tuve que escribir otro final.

La novela no recibió luz verde hasta diciembre y firmé contrato en enero.

Si suman verán que es todo un año. Doce meses luchando con un Dios del rock complicado; con una chica buena que no es virginal, tonta o desamparada, es simplemente buena y responsable; con una relación que estaba destinada a arder y consumirse.

Un libro para Cash es una novela sobre la familia y las expectativas, sobre ese núcleo que nos forma, para bien y para mal, y termina determinando lo que somos y cómo nos comportamos. Es un encuentro fortuito e improbable en una librería entre dos personas distintas pero con un peso similar sobre sus hombros, es un libro sobre enamorarse y darse cuenta que el amor no siempre es suficiente porque puedes salvar una vida pero las personas deben salvarse a sí mismas.

O como dice Colton McIntire, el papá de Cash:

El amor, el amor es otra cosa, es libre albedrío, es una elección, es querer pero de ningún modo necesitar. No se trata de encontrar a alguien que nos complete, porque para amar de verdad necesitamos estar completos.

Espero que les guste, que rían, que lloren, que odien a Cash y que amen a Georgia o que amen a Cash y odien a Georgia, también es válido; que Mason y Alex los hagan sonreír,  que se maravillen con la capacidad de manipulación de Marcus, que se alegren de volver a ver a Andras y a Sorel, que busquen en google  a qué se le llama una “Escalera de Jacob” en el mundo de los piercings y los tatuajes (Jacob Ladder Piercing), que les provoque comer panqueques con miel y mantequilla y beber cerveza Heinkken, que desen recibir un primer beso con sabor a manzanas e inexperiencia como el de Josiah…en fin que estos personajes se vuelvan tan reales para ustedes como lo son para mí, que quieran conocer otras historias.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Como si fuera la primera vez, como si fuera la última

  1. Erika, yo no se que tan seguido te lo dicen pero; eres mi autora favorita. Te conocí gracias a Cash y desde 3mpece a acosarte, buscando cada libro publicado por tí y juro que no me arrepentí. Tus historias son asombrosas y tus personajes tan apegados a la realidad que lo amo sin reparos. Sin duda mis favoritos son Cash y Georgia. Y si, si busque que es una escalera de Jacob y casi hago un aimprudencia por ello. Espero con ansias tus siguientes trabajos y eres maravillosa. Gracias por estos regalos que son tus ideas plasmadas en libros.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s