Publicado en Un libro para Cash

¿Y Gabrielle?

Gabrielle

Un libro para Cash cumple un mes publicado y agradezco enormemente a los que han dejado entrar a un chico malo en su vida.

Son muchas las preguntas que recibo por las redes sociales y la más repetida es ¿dónde está Gabrielle?. No me extraña. Tanto mi lectora beta para esta historia, la querida Odalys, así como mi editora me hicieron la misma pregunta al terminar el manuscrito así que esperaba alguna interrogante en este sentido.

Para explicar algo sobre Gabrielle tendré que remontarme a enero de 2014 cuando estaba escribiendo el primer borrador del manuscrito, ese que como les he comentado en anteriores entradas, borré casi completo. Así que vienen reveladores y masivos spoilers para quienes no hayan leído Un libro para Cash.

SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS

La “Georgia Original” era muy diferente. No estudiaba Medicina sino Veterinaria y si bien su vida estaba concentrada en estudiar y ser la mejor, sus motivaciones eran diferentes: Quería demostrarle a sus padres que ser un médico de animales era tan válido como ser uno de personas. Esa Georgia era mucho más fuerte de carácter y menos dulce, su relación con Cash también era diferente por eso cuando Georgia cambió nada de la historia se salvó.

Lo que ocurrió fue que no puedes estudiar para ser Veterinario en Columbia y la historia tenía que tener lugar en Nueva York porque allí estaba Cash y me interesaba contarlo en ese “limbo” en el que quedó su vida después que Sorel se fue.

Tuve entonces que cambiar la profesión de Georgia: Estudiaría Medicina para complacer a sus padres. ¿Por qué necesitaba complacerlos? Fue allí que nació Gabrielle.

Gabrielle no estaba destinada a ser parte de la historia de Georgia, simplemente sería un catalizador ausente de una mujer que consiguió en el hombre que menos esperaba la forma de despertar a su propia vida. No obstante, a medida que Un libro para Cash avanzaba yo tampoco pude evitar preguntarme ¿dónde está Gabrielle?

Poco a poco la forma de la gemela de Georgia comenzó a tomar forma y decidí que sería la pareja perfecta que estaba buscando para alguien. La sabia Odalys me dijo algo así como “Oh no”, pero insistí y comencé a escribir esa historia.

Fue como poner a dos amigos que te caen muy bien a encontrarse en una cita a ciegas. De hecho, se llevaron muy bien, son divertidísimos juntos, pero no había química. Se veía a leguas que podían ser buenos amigos, los mejores, pero nada más, porque al explorar un poco más a Gabrielle me di cuenta que ella estaba enamorada…de otra persona y ese amor formaba parte de su propia historia, de sus motivaciones para hacer lo que hizo de adolescente.

Sin querer dejarla de lado, porque es un personaje muy interesante (una mezcla de Sorel con Dita Von Tease, una chica mala reformada, una persona con mucho equipaje a sus espaldas) decidí usarla también como catalizador de esa historia nueva y buscar otra pareja femenina para el protagonista. Sin embargo, Gabrielle y su mejor amigo, Bernard (un francés con más problemas que Sergei y Cash juntos), se negaron a ser personajes secundarios. Cada escena en la que estaban brillaba, llamaba la atención, fluía con un ritmo impresionante y mis dos protagonistas quedaban como escenografía.

Tuve que parar. Luego que termine la historia en la que estoy (que es una deuda personal, algo que necesito probarme a mí misma que puedo hacer), regresaré y veré qué se puede salvar de esa ensalada de Gabrielle y Bernard.

La historia de Gabrielle viene, de una forma u otra, y para ello tendrá que regresar a Nueva York, tendrá que enfrentar a su hermana y sospecho que no se llevará nada bien con Cash…

Marcus

MarcusSi bien no hay tantas preguntas sobre Marcus como sobre Gabrielle (más bien insultos y deseos de una muerte lenta), también el cantante de Insanity ha llamado la atención.

Una noche alguien me preguntó ¿Cash amó a Marcus?. Estaba viendo algunos episodios viejos de The Walking Dead y me quedé mirando el teléfono unos segundos para poner en orden mis ideas.

Hay muchas formas de amor en el mundo, muchas maneras de amar a alguien. Cash amó a Marcus, sí, pero nunca estuvo enamorado de él.

Cuando Cash llegó a Los Angeles y conoció a Marcus finalmente se sintió libre. Siempre fue un instrumento para su madre, una marca en el calendario para su padre, una responsabilidad para sus tíos y el guardián de Sorel, siempre fue “algo” para alguien más, nada para él mismo.

En Una Sonata para ti, Cash relata cómo estrelló un coche siendo adolescente y su mayor preocupación, su mayor culpa, fue el daño que pudo causarle a Sorel que tuvo que ser sacada en ambulancia y lo que sus tíos pudieran sentir sobre él después del incidente. Nunca estuvo “seguro” del amor de nadie, siempre creyó que tenía que esforzarse para ser querido y muchas veces, ni aún así.

Marcus enseñó a Cash a no preocuparse, a hacer lo que le viniera en gana sin importar las consecuencias, a abrazar su talento musical, a perseguir un objetivo, a ser él mismo. También le enseñó mucho sobre su sexualidad.

Imaginemos a un joven Cash dándose cuenta que le atraen tanto hombres como mujeres, confundido, sin nadie con quién hablar y a Marcus diciéndole “Está bien. No hay problema. Es igual para mi”.

Marcus fue el héroe de Cash por muchos años y solo su amor por Sorel, la emergencia de su enfermedad, lo apartó de su lado. Es por ello que al final del libro reconoce que no lo odia. A pesar de todo lo malo, siempre habrá buenos recuerdos que suavicen un poco los malos de esa relación.

En el caso de los sentimiento de Marcus hacia Cash la cosa cambia. Marcus sí está enamorado de Cash y todos sabemos que no todos los amores son buenos, sanos, que pueden llegar a ser destructivos.

Lo que hace a un personaje como Marcus tan divino de escribir (sus escenas fluyeron de forma casi mágina) es que es un gran manipulador y los grandes manipuladores utilizan la verdad, o al menos una parte de ella,  para lograr lo que quieren.

Marcus le dice a Cash “yo nunca te he mentido” y es verdad. Todo lo que le dice es la verdad: lo necesita, sí, para un propósito comercial, pero también lo extraña; extraña hacer música con él; extraña a su amigo y ha pensado en él cada día que han estado separados. No lo buscó antes porque al hacerlo su éxito musical habría podido verse afectado y no tiene reparos en decírselo. Es honesto.

Esa revelación llega en un momento en que Cash siente que Georgia “lo esconde” de su familia, se averguenza de estar con alguien como él y aunque no la culpa, estar nuevamente con alguien que le dice “eres lo máximo” siempre será extrañamente tentador.

De más está repetir que me encanta recibir todos los comentarios, preguntas, etc. a través de cualquier medio y siempre estaré más que dispuesta a responderlos.

 

Anuncios

8 comentarios sobre “¿Y Gabrielle?

  1. Hola, solo decirte que me gusta muchísimo como escribes. Me encantan los diálogos y personajes
    Solo una petición, me gustaría que escribieras un libro para completar la historia de Vadim y Marianne,
    Ya nos contarás si se puede

    Me gusta

    1. ¡Hola! Gracias por pasarte y dejar tu comentario…No está planeada ninguna historia nueva para Vadim y Marianne ( ya tienen dos libros los muy acaparadores), aunque probablemente si Sergei algún día tiene la suya estarán por allí para dejarnos saber cómo va su vida.

      Me gusta

      1. Gabrielle testá en mi nuevo libro “una vida en París” que será publicado en el verano de este año. Sabremos mucho más de ella de primera mano y veremos que el espejo siempre tiene dos caras.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s