Publicado en En Libros

Lee romance, siempre está de moda

dolce and Gabbana Book bag

No es un secreto que el mundo de la literatura se mueve, como la moda, de acuerdo a tendencias. Sobran los ejemplos. Cuando Crepúsculo fue publicado en 2006 los vampiros inundaron la literatura; en 2008 con Los Juegos del Hambre todos los títulos eran distopías (fue una tendencia larga que duró unos cuatro años), Cincuenta sombras… le abrió la puerta a un universo erótico donde proliferaron los libros con amantes dominantes y portadas con elementos masculinos y el éxito de Juego de Tronos en HBO (2011) rescató los libros de George RR Martin (el primero publicado originalmente en 2005) abriendo la puerta a un torrente de libros de fantasía que incluso puso en la palestra nuevamente títulos que en su momento no tuvieron más que unos cuantos fanáticos de culto (Ejemplo: hay muchos jóvenes leyendo ahora Nacidos de la Bruma de Brandon Sanderson que fue publicado originalmente en 2006).

Claro que estas tendencias, como toda moda, son finitas. Hoy en día un libro de vampiros no se vende , a menos que te llames Holly Black o Julie Kagawa y tengas unos lectores cautivos que, de seguro, van a comprarlo. El mercado se satura de una temática (en 2011 después de Divergente nadie quería leer una distopía ni regalada) y la entierra por unos cuantos años, algunas veces décadas.

Hay algunos autores que parecen estar siempre con la tendencia. Cuando la distopía estaba en auge Marie Lu publicó la serie Legend (que a mi juicio en la mejor distopía de esa época); luego todo era fantasía y Lu publicó Los Jóvenes de la Elite (magistral primer libro aunque el segundo no me gustó) y ahora anuncia para el año que viene una nueva serie sobre mundos virtuales y sus protagonistas son piratas informáticos. ¿Será esto una nueva tendencia?

Hay autores que, una vez consolidados, ya no toman en cuenta la tendencia y siguen trabajando con bastantes buenos resultados en el género que los hizo famosos (Cassandra Clare, Leigh Bardugo, Sarah J Maas, etc).

Lo que sí es cierto es que el gusto del mercado norteamericano parece marcar la tendencia de lo que podemos encontrar en las librerías y ese mercado se mueve de forma bastante curiosa. Los agentes literarios venden a las editoriales lo que creen que puede gustar al mercado y las editoriales piden a los agentes lo que está de moda. Es un movimiento similar al de la bolsa de valores, siempre buscando el nuevo “Boom”, aunque los lapsos son un poco más largos.

Si uno ve los sitios en Internet de los agentes, normalmente te dirán qué están buscando y qué no, directo y sin subterfugios: “Ya no estamos comprando más fantasía a menos que sea algo completamente diferente”, “Dejamos de comprar NewAdult a mediados de 2015, la tendencia está muerta, pero siempre aceptamos una buena historia de romance”.

Esa última frase, aunque no es literal, resume muchas de las peticiones de los agentes ¿por qué?, porque las tendencias pueden moverse, pero las historias de romance siempre están de moda.

Si hacemos una revisión, cualquier día, de los más vendidos en cualquiera de las plataformas digitales, la mitad (y algunas veces más) son libros de romance. Es más, incluso en los libros que no son netamente románticos, pero que han sido éxitos de ventas, siempre hay algún escenario romántico. Mientras los niños se mataban en Los Juegos del Hambre todos queríamos saber si Katniss terminaría con Gale o Peeta; en medio de las terribles intrigas políticas y muertes sorpresivas en Juego de Tronos queremos que alguien nos confirme que R+L=J y esperamos ver en algún momentos a Raeghar y Lyanna; la guerra y la rebelión en Amanecer Rojo de Pierce Brown tiene como inicio el amor de Darrow por Eo.

Nunca ha sido más cierto que es el amor lo que mueve al mundo y en el mundo literario el romance es el único ingreso estable.

Cuando todas esas tendencias que mencioné antes estaban en el tope, los libros románticos se seguían vendiendo; cuando los vampiros, las distopías y la fantasía dejaron de interesar a los lectores, los libros de romance se seguían vendiendo. Ahora, cuando los agentes y editoriales tratan de encontrar cuál será la nueva tendencia en un mercado que está relativamente quieto, los libros románticos se siguen vendiendo.

Me encanta escribir romance (escribí una entrada sobre ello) porque es gratificante poder hacer algo divertido e interesante de una temática en la que todo parece ya haberse explorado. Cuando alguien comenta sobre mis libros algo como “parece la típica historia de…, pero va más allá” o “aunque el tema no sea novedoso, no pude parar de leer por la forma en que está escrita” siento que cumplí mi objetivo.

Al menos para mi los libros de romance serán siempre reconfortantes y por eso los escribo y los leo. Son el eterno vestidito negro que debe existir como regla en todo armario porque siempre tendrás la oportunidad de usarlo; son como sopa de pollo o tarta de chocolate, siempre vienen bien y, algunas veces, hasta los necesitas. Es más,  muchos chef  han logrado comidas deliciosas a partir de esas recetas tradicionales que cocinaba la abuela logrando platos de alta cocina.

Si lees romance sigue haciéndolo y grítalo al mundo aunque algunas personas te miren desde sus pedestales con sonrisas indulgentes. Diles que las chicas inteligentes leen romance porque saben lo que quieren, porque les encanta hablar de literatura (según estadísticas las lectoras de romance son las que más comentan lo que leen con amigos), porque no hay nada mejor para celebrar la sexualidad de la mujer y porque, algunas veces, es necesario creer que los finales felices son posibles. ¿Qué tiene de malo el optimismo?

Si eres hombre, te conviene leer romance. Tal vez aprendas una cosa o dos.

Save

Save

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s