Publicado en En Cine y TV

“La forma del agua” y los clichés perfectos

la-forma-del-agua-2018

Siempre me ha encantado Guillermo del Toro. No es de extrañar que “El Laberinto del Fauno” sea una de mis películas favoritas y que cuando cancelaron “Hell Boy”, lllorara amargamente. Era imperativo, necesario e imperdible que viera “La forma del agua”.

Mucho se ha dicho de esta película por gente con más criterio cinematogrático que el mío, que se limita a ese punto de vista del espectador lego: me gustó o no me gustó. La película me encantó, dicho sea, pero hay algo más que el simple gusto que quisiera comentar:

Una criatura, una mujer de las “minorías”, un humano malvado que quiere destruir lo que es diferente y un amor… Dicho así no parece ser algo muy innovador, una historia merecedora de halagos internacionales; incluso puede parecer una fórmula que hemos visto repetida hasta el cansancio, un “cliché”.

Sin embargo, y como he dicho en reiteradas oportunidades, el problema no es nunca el “cliché” tantas veces insultado en muchas historias con frases como : el tema es “tópico”, está llena de “clichés”, es “más de lo mismo”.

El genio del Del Toro, y de muchos otros escritores, tanto en la pantalla como en los libros, es tomar un cliché y construir una historia a partir de allí que sea maravillosa, que nos sorprenda, que nos enamore, que nos mantenga interesados; a pesar de que la línea que va a seguir dicha historia sea una que conozcamos.

“La forma del agua” es, para muchos, la película de la temporada y es, en su centro, una historia de amor entre dos seres distintos, una historia de amor con obstáculos, una historia de amor con un villano, una historia de amor con elementos de discriminación y racismo…una historia de amor.

Recuerden eso aquellos que casi por principio critican las historias románticas, que consideran el género “de segunda”; también aquellos que al comentar una historia dicen “me gustó, pero no es novedosa”.

Por sobre todas las cosas, antes de bombardear, criticar o denigrar el romance, recuerden que, en su mayoría, las historias que más interesan son las que hablan sobre el amor (Juegos de Trono es un libro de fantasía, pero es una historia de amor que comenzó con Lyanna y Raegar; Amanecer Rojo es una historia de Ciencia Ficción, pero su punto de arranque es el amor de Darrow por Eo; Los Juegos del Hambre es un distopía política pero inmediatamente todos decían #TeamPeeta o #TeamGail)

El problema no es el tema, es la ejecución, y, en muchos casos el prejuicio que muchas personas tienen al momento de embarcarse en una historia.

Gracias a Guillermo Del Toro por recordarnos que, incluso en estos tiempos llenos de Millenials y cinismo, las historías románticas siguen siendo capaces de enamorar a todas las audiencias, siguen estando “de moda”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s