Publicado en Un libro para Cash, Una Sonata para ti, Una vida en París

¿Siena siempre estuvo allí?

Valentina_Lisitsa_0421_1200x800
La fantástica pianista Valentina Lisitsa (Foto Wikipedia)

Una de las cosas más maravillosas de publicar una novela es recibir los comentarios de los lectores y los míos son especiales porque me escriben a través de las redes sociales mientras van leyendo. Hay pocas cosas mejores que eso.

Cuando Una vida en París fue publicada recuerdo a ese alguien que me escribió para preguntarme si desde el principio supe lo que pasaría con Siena, si lo planeé  con tantos años de anticipación.

Para contestar eso debo hacer muchos SPOILERS, así que van advertidas.

Sigue leyendo “¿Siena siempre estuvo allí?”

Anuncios
Publicado en Cuatro días en Londres, Tres dias en Moscu, Un libro para Cash, Una Sonata para ti, Una vida en París

Feliz cumpleaños @Wtairu, aquí va tu escena extra

recital-piano-ballet-culturabadajozHoy es el cumpleaños de mi querida Tai, quien es una de mis más fieles lectoras, mejor consejera en cuestiones literarias y amante, como yo, del béisbol y sus hermosos jugadores (jake es míooooo). Como está lejos y no puedo enviarle un regalo, pensé en escribir para ella una escena que sé  que espera con ansias. No sé si alguna vez tendré la oportunidad de ver esta escena en una novela, así que aquí va, estilo primer borrador.

Tengan cuidado. Grandes y terribles spoilers para quienes no hayan leído “Una vida en París”. Sigue leyendo “Feliz cumpleaños @Wtairu, aquí va tu escena extra”

Publicado en Cuatro días en Londres, Tres dias en Moscu, Un libro para Cash, Una Sonata para ti, Una vida en París

Es el turno de Sergei

41m-IkMiv2L._SY346_

No sé si lo había comentado con anterioridad, probablemente sí, pero cuando escribí Tres días en Moscú, creí que ese sería el libro para Sergei; por eso inicia con él, con esa incursión en su mente, en su estado de ánimo. Sin embargo, tras terminar el primer capítulo me di cuenta de que por más que lo intentará (desde el primer libro) él y Marianne nunca funcionarían, que la historia de Vadim y Marianne necesitaba una continuación y, por sobre todas las cosas, que Sergei todavía no estaba listo. Sigue leyendo “Es el turno de Sergei”